Comercios condenados al fracaso

Escrito por Rafael Sorolla en
comercio

Las calles están llenas de colores vivos que contrastan fuertemente con el gris monótono de las aceras y el negro mate del asfalto. Los comercios intentan persuadirnos con luces, colores llamativos, personas atractivas, música...

Pero solo hay que detenerse unos instantes para darse cuenta de que muchos comercios están destinados al fracaso desde el día que abren. Quizás exagero, pero considero que muchos comercios podrían aumentar sus beneficios si hiciesen  las cosas bien.

Aunque pueda parecer una tontería optimizar el comercio para atraer a más personas es realmente importante. Las grandes empresas, sobre todo textiles, dedican grandes cantidades de dinero en la realización de estudios para ver como reacciona la gente en diferentes situaciones.

Todo los elementos de un comercio en una empresa grande están estudiados. La colocación de los productos, la posición del mostrador, la música que suena, la luz, los colores de las paredes.

Factores para tener éxito con tu comercio o negocio

El emplazamiento de tu comercio

Toda ciudad tiene calles y calles, pero no todas son iguales ni mucho menos. Las mejores calles reciben  una mayor influencia de personas que las calles secundarias. Además la gente que camina por las calles principales de una ciudad, a menudo lo hacen con la intención de comprar cosas. 

Podríamos comparar las calles con las divisiones de la liga de fútbol. Existen calles de primera división, donde normalmente compiten las mejores empresas y calles de segunda división donde se establecen pequeños comercios.

Como es lógico no tienen nada que ver los precios de los locales en ambas calles, pero tampoco lo tiene la afluencia de personas ni la cantidad de público con intención de comprar. Si dispones del presupuesto necesario, te recomiendo que busques un local en una buena calle de tu ciudad. Además vender el local, en caso de que lo compres, será muy fácil y te pagarán bien.

La forma y los colores de tu cartel

Tener un buen cartel con un logotipo atractivo es realmente importante para que la gente se fije en tu comercio. El cartel tiene que presentar colores que llamen la atención pero que no molesten. El logotipo debe de ser fácil de recordar y con unos colores que identifiquen a tu marca.

Puedes iluminar tu cartel para que la gente lo vea mejor al atardecer, contrastando respecto a los carteles de otros comercios que no lo tengan.

Además puedes poner vinilos en es escaparate con alguna promoción o con una frase que atraiga a la gente. Sobretodo sé creativo y le llamarás la atención a los viandantes.

Tu marca

La gente tiene que saber cual es tu marca, el nombre con el que te identificas. Es muy común ver establecimientos con varios nombres. Un ejemplo de lo que hablo lo podríamos ver en un gimnasio llamado: Oxígeno. Sala cristal. ¿Tu gimnasio se llama Oxígeno o Sala cristal?

Es muy importante que tu nombre sea sencillo de recordar para que puedas ampliar tu negocio mediante lo que se conoce como el efecto llamada, que se produce cuando la gente habla de ti y de lo que haces.

Un buen eslogan también puede atraer clientes, si te fijas la mayoría de marcas importantes tienen uno. De nuevo nos encontramos con un elemento que hará que la gente hable de tu comercio.

La iluminación

Una buena iluminación atraerá a la gente que pasee por la calle. Mediante la luz puedes hacer que la gente se fije en determinados productos. 

Además una buena luz provoca un efecto positivo en el estado de ánimo de las personas. Las oscuridad espanta a los clientes. Puedes poner algunas luces durante la noche para que la gente pueda seguir viendo lo que ofreces incluso cuando el establecimiento esté cerrado.

Elementos que dificulten la entrada

Evita cualquier elemento que pueda hacer que las personas no entren. Un simple escalón, una puerta automática que esté cerrada, una entrada pequeña, un objeto de decoración que dificulte el paso... Los compradores siempre van a los sitios más cómodos, no les pongas dificultades.

Además debes de mantener el local a la temperatura adecuada para que se sientan a gusto. Evita que el local esté demasiado caliente o demasiado frío durante los meses de verano e invierno.

Tus empleados

Cada cliente es un rey, esa debe de ser la mentalidad. Cualquier persona que se gasta su dinero en tus productos debe ser tratado como al mejor, recuerda que tu ganas gracias a él. Si tus clientes reciben un buen trato te harás un hueco en el mercado y tus demandantes se sumarán uno tras otro, a todo el mundo le gusta que le traten bien.

Si surge algún conflicto con algún cliente, mantén controlada la situación en todo momento. Dale la razón y no le cabrees. Con esto no me refiero a que hagas lo que te pida, simplemente tranquilízale y piensa que debes de hacer.

Un empleado que trabaje sin ganas es un lastre que evita que tu negocio despegue. Contrata a gente que les apasione lo que hacen, gente que disfrute con su trabajo, que le guste vender y sea amable. A lo largo de mi vida, me he encontrado con diferentes tipos de empleados y lo cierto es que cuando te encuentras con alguien amable y que le apasiona su oficio, tienes la sensación de que has hecho una buena compra y volverás otro día sin dudarlo.


Espero que esta pequeña guía te ayude a no fracasar con tu comercio y triunfar. Ante todo se tu mismo y ofrece tus servicios lo mejor que puedas. Los negocios no siempre salen bien, piensa que cuando falles probablemente algo hayas hecho mal. Los errores son el mejor maestro para lograr el éxito.