El oro y la crisis

Escrito por Rafa en
lingote de oro fundido

Las refinerías de toda Europa han muchísimo aumentado su producción en los últimos años. Con la crisis cada vez más son las personas que convierten su dinero en activos seguros y estables. El oro, a día de hoy, se puede considerar uno de los activos más seguros, más aún con la crisis ya que aumentan los tipos de interés monetarios para hacer que la demanda de dinero disminuya.

Las tiendas de "compro oro" son un auténtico indicador de el estado de un pueblo. Con la crisis es cada vez más frecuente ver a personas que comprar oro en la calle o pequeños establecimientos blindados hasta los topes que compran tu oro.

La reacción del mercado del oro es como la de cualquier producto.Cuanta más demanda hay mayor es el precio y mayor es la oferta. Cuando en el mercado los ofertantes de oro y los demandantes de éste llegan a un acuerdo en el precio del producto, se llega al punto de equilibrio del mercado del oro.
Pero en tiempo de crisis, el precio del oro al igual que el de cualquier otro activo no es para nada estable y tiende a disparase. Y como todo en la economía un día sube, al otro también, pero al día siguiente ya no y su valor disminuye hasta el precio de origen o incluso a un precio inferior.

En esta última crisis los precios del oro han llegado hasta límites insospechados, pero eso ya es otro mundo, si te interesa haz clic en nuestro artículo sobre El precio del oro.

El oro en esta crisis está siendo tan demandado que las refinerías en muchos casos no pueden soportar la fuerte demanda del mercado. Según una refinería suiza "Ahora los clientes deben de esperar meses si quieren comprar lingotes de oro cuando antes podían en unas pocas semanas" pero no solo ésto "Algunos clientes quieren monedas o pequeñas cantidades de oro que podrán caber en su propia mano, sin embargo tienen que esperar entre 5 y 7 semanas para que podamos entregárselas, ¡No tenemos suficiente!". El crecimiento y la demanda ha sido feroz hasta tal punto de que los propios productores de lingotes en refinerías se quejan, evidentemente su negocio ahora más que nunca fluye como el agua. Esta tendencia empezó en el año 2008 con el inicio de la crisis global y la tendencia es que continue al menos un año o dos más.

Suiza, lugar donde se encuentran las refinerías de las que hablábamos, es uno de los mayores países refinadores de oro en parte por su tradición joyera y por la relojería suiza que allí se fabrica. El estado siempre ha inyectado dinero y ha contribuido en el sector de la refinería de metales en el país. Aunque parezca un negocio antiguo y una forma de invertir vieja, es una de las que más se da en países como Rusia, Oriente Medio, China, Japón.... Ahora los países occidentales tienden a hacerlo también.

Independientemente de los estados pequeños y grandes particulares están comprando también oro, tanto a nivel de comercio como a nivel privado. La tendencia de muchas personas es de convertir sus ahorros en oro y evitar depositarlos en bancos en algunos casos, cosa que perjudica a la liquidez del dinero.

Por otra parte y debido a la situación actual, otra gran parte de las familias se están teniendo que deshacer de su oro y sus joyas. A pesar del valor que pueda tener económicamente hablando, en muchos casos el valor sentimental es mayor. Muchas de las monedas de oro o joyas son herencias familiares con un fuerte vínculo sentimental y eso provoca en muchos casos que sea difícil perderlas.

El oro y la crisis

0 comentarios:

Gracias por tu comentario.